Plan de Atención a la Diversidad

Tal como se expresa en nuestro proyecto educativo, la Fundación de Escuelas Parroquiales, y el centro Sagrado Corazón en particular, tienen como finalidad la formación y educación cristiana permanente de la infancia y la juventud, y la promoción y divulgación de los valores cristianos.  Consideramos coherente que esta base, desde la cual se dinamiza el trabajo de todos los profesionales del centro, implique situar como una de sus prioridades la formación de calidad de los alumnos con mayores dificultades a la hora de completar su desarrollo académico, personal y social.

Así, sin perder la necesaria referencia del presente marco legislativo, la labor de atención a la diversidad en nuestro colegio se guía por los siguientes objetivos generales:

  • Impulsar la aplicación de un Proyecto Educativo inclusivo que contemple medidas organizativas, metodológicas y curriculares facilitadoras de la atención a la diversidad del conjunto del alumnado. Contribuir a la identificación y detección temprana de las dificultades en el aprendizaje, poniendo en marcha las medidas educativas oportunas tan pronto como las mismas sean detectadas.
  • Reforzar la equidad en la educación, mejorando la inclusión y la calidad de la respuesta educativa proporcionada al alumnado en situación de desventaja socioeducativa, por su condición de inmigrante, por pertenecer a minorías étnicas o a familias en situación compleja o problemática.
  • Reforzar la adquisición de aprendizajes instrumentales, competencias básicas, estrategias de aprendizaje y técnicas de trabajo intelectual. (Programa de técnicas y hábitos de estudio)
  • Potenciar la puesta en marcha, seguimiento y evaluación de adaptaciones curriculares, planes de refuerzo y apoyo educativo, programas de desarrollo de las competencias básicas o de enriquecimiento curricular y, en general, de cuantas medidas y programas que repercutan en la prevención de las dificultades en el aprendizaje y en la mejora de la atención a la diversidad del conjunto del alumnado. (Protocolo de evaluaciones psicopedagógicas)
  • Contribuir a la identificación y detección temprana de las dificultades de aprendizaje. (Programa de dificultades en la lectura)
  • Optimizar la atención educativa proporcionada al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, potenciando su inclusión educativa y su adaptación escolar.
  • Concebir la evaluación psicopedagógica como un recurso orientado a mejorar la calidad de la educación en equidad, mediante su contribución a la detección de dificultades de aprendizaje o de altas capacidades y la puesta en marcha de las medidas educativas correspondientes. (Programa de altas capacidades; Programa de dificultades en la lectura)
  • Reforzar los instrumentos que garanticen la equidad en la educación, asesorando en el diseño, desarrollo y evaluación de planes y programas de compensación educativa y de refuerzo y apoyo escolar. (Programa de agilidad en el cálculo; Programa de comprensión y velocidad lectora)
  • Contribuir a los procesos de seguimiento y evaluación del alumnado de los Programas de Cualificación Profesional Inicial.
  • Coordinar actuaciones y recursos con servicios y agentes externos (E.O.E., Salud, Servicios Sociales, Empleo, etc.).
  • Colaborar y coordinar actuaciones con las familias del alumnado destinatario de las distintas medidas de atención a la diversidad.

El claustro en su totalidad se encuentra inmerso en la atención a los alumnos que presentan algún tipo de necesidad con actuaciones que se recogen en las programaciones de las materias de cada curso. El Departamento de Orientación es el encargado de coordinar el trabajo en este sentido. Para ello, nuestras intervenciones son dirigidas por la siguiente serie de criterios:

  • Las intervenciones deben primar la prevención, anticipándose a las dificultades antes de que éstas aparezcan o, al menos, evitando el agravamiento de aquellos problemas ya presentes. En cualquier caso, deberá huirse de intervenciones exclusivamente remediales o terapéuticas, más cercanas a un modelo clínico de intervención que al carácter preventivo y sistémico del modelo de programas.
  • La atención debe proporcionarse tan pronto como sea posible, evitando así el agravamiento de las dificultades y minimizando la incidencia negativa de las mismas sobre el progreso escolar y el desarrollo personal del alumnado.
  • La atención debe ofrecerse con la continuidad y regularidad necesarias, programándose en el horario de los alumnos y alumnas y de los profesionales del departamento que la prestan. Sólo así se asegurará el carácter sistemático y continuo necesario para su eficacia.
  • La responsabilidad de la atención educativa al alumnado es compartida por todos los profesionales del Centro que trabajan con estos alumnos y alumnas. Sólo la coordinación de actuaciones y pautas entre el profesorado ordinario y los miembros del departamento implicados en atenderles, podrá dar los resultados esperados.
  • La intervención atenderá a la interacción de las condiciones personales del alumnado con el currículum escolar y, en general, con el conjunto de variables escolares, familiares y sociales que configuran la situación escolar presente del alumno o alumna. Esto implica la participación del conjunto de agentes familiares y educativos, coordinando las actuaciones emprendidas y las medidas adoptadas con dichos agentes.